Tempus fugit

Quizá como dicen muchas canciones, se necesita tiempo, siempre es él, dulce verdugo de un crepitar de pasos sin nombre. Pasos que sin querer damos cada uno de los días que corremos sin detenernos siquiera a contemplar lo que tenemos delante. Se desgrana segundo a segundo y solo puedes verlo una vez. Él, sin embargo, sigue tranquilo y tentador, sentado en una ola de cambio que aún no sabe cómo tiene que romper. Sin destino ni rumbo. A pesar de eso, le sigues esperando impaciente. Nunca he tenido suficiente con una sola vez.

Y siempre es el tiempo, para volver a confiar que un día volverás a ver el mar o que volverás a enfrentarte a los temores que hacen que algunas cosas se vean imposibles, tanto como para que solo haya una simple oportunidad, oculta entre barrotes de plastilina mutables a pura ferrita oxidada. Dispuesta a ser olvidada de mil maneras distintas y solo salvable de una sola posible.

La paciencia es el arma del confiado, al acecho del rincón sosegado para agarrar esa ola como se merece. Para poder pasearte sobre su cresta mientras te lleva con magia hacia la orilla, para hacerte volver a sentir la tierra bajo tus pies, recapacitar y comprender qué tiene que existir para mantener ese equilibrio. Esa paz.

Por suerte creo en la rendición, en redimir los pecados y volver a contar hacia adelante; a veces, la mejor fuga, o incluso la peor, son caminos que llevan a la libertad, no siempre huir es de cobardes ni rendirse de blandos. Solo es el tiempo quien decide el dónde y el por qué, entre remolonas cadenas que quieren romperse; seguir sin mirar atrás, confiar en él para desear de nuevo lo que seré sin importar lo que fui. Eso es lo que me gusta y sigo buscando, por que en esta vida todo va de evolución.

Solo es cuestión de paciencia y tiempo, seguimos desconectados los unos de los otros sin darnos cuenta de que la alta tensión solo se obtiene si nos conectamos juntos, sin cortocircuitos ni interferencias, porque no siempre lo arriesgado tiene porque ser peligroso. Depende de nosotros, ya que el tiempo, se agota segundo a segundo sin remedio, sigue su curso, así que no dudes de él porque sin duda existe, aunque sea relativo, siempre tiene una finalidad y no tiene por qué ser errónea. En nuestras manos está decidir cómo tiene que ser.

angel · 27/10/2008 @ 18:45 · paranoia

Comentarios al artículo

#1    Interesante reflexión amigo, aunque debo confesar que el tiempo no es gratis, ni pasa sin pena ni gloria, a veces deja premios y a veces heridas y cicatrices, aún el simple esperar de brazos cruzados o en el puro afán del trabajo nos ocasiona alguna que otra consecuencia. El cambio se hace presente aunque nos rehusemos a darle la bienvenida, y las circunstancias nos han de sobrepasar si tan solo somos simples espectadores. Conexión es lo que se necesita, con el mundo, la realidad, el cambio y la necesidad de mutarnos en seres mucho mejores de lo que aprendimos a ser.

lo dijo Wiliam aka Thombjork el 27/10/2008 @ 21:29

#2    Sabias palabras amigo William, sabias palabras :)

lo dijo angel el 27/10/2008 @ 23:41

#3    Nada que añadir, lo has expresado casi al pie de mis pensamientos.

Me gusta que actualices más a menudo :)

lo dijo Min el 28/10/2008 @ 1:46

#4    El tiempo: eso que se nos escapa de las manos mientras hacemos planes... Buen post, como siempre... una delicia de lectura.
Yo, como #3, tambien quiero infernex más a menudo

lo dijo fragedis el 28/10/2008 @ 13:13

#5    "No hay otro tiempo que el ahora, este ápice del ya será y del fue, de aquél instante en que la gota cae en la clepsidra. El ilusorio ayer es un recinto de figuras inmóviles de cera o de reminiscencias literarias que el tiempo irá perdiendo en sus espejos"

El tiempo es ese minuto que perdimos pensando en él, querido SirKeldon. Saludos de "holiveira".

lo dijo Javier el 28/10/2008 @ 17:00

#6    [...] Tempus fugitinfernex.net/story/tempus-fugit/ por chen_s0y hace pocos segundos [...]

lo dijo Tempus fugit el 30/10/2008 @ 13:53

#7    El tiempo es viejo y sabio, por eso cura todas las heridas...

lo dijo Seze el 31/10/2008 @ 2:19

+ Deja un comentario





Enviar Comentario

"the infernex" es la reinvención de un juego, de un sueño y al mismo tiempo de una ilusión. Son las cenizas hechas letras de un ave fénix que espera renacer de nuevo y así emprender otra vez el vuelo de las palabras.

¡Y se deshizo la luz! Silencio Soy hombre y feminista Tempus fugit Gente Normal

Liz: Gracias por compartir lo que sientes... Min: Queda, queda. Gracias a que somos... JRMora: Oiga ¿Queda mucho? MonikaMDQ: Pasé a saludarte y desearte... Marito: ¿Qué tal, rapaz? No te preocupes...

opiniones (2)paranoia (1)pensamientos (3)sociedad (2)